Es habitual que en muchas actividades, particularmente en las relacionadas a mantenciones y reparaciones, debemos revisar visualmente un espacio que nos resulta inaccesible, sea este por ejemplo el interior de un motor, instalaciones eléctricas o ductos. Para este problema el mundo de la instrumentación nos ofrece una potente solución: los boroscopios (llamados también videoscopios) ¿Pero qué son? ¿Qué funcionalidades incorporan? ¿Qué ventajas supone su utilización? ¿Qué elementos debemos considerar al momento de adquirir uno? En este artículo te lo explicamos.

¿Qué es un boroscopio y cómo funciona?

Un boroscopio es un instrumento que cumple la misma función que un endoscopio en medicina, pero que se aplica especialmente en la industria para inspeccionar zonas de difícil acceso, como el interior de máquinas, turbinas, sistemas de cañerías e instalaciones, permitiéndonos una visión nítida de esos espacios mediante la transferencia de imágenes que obtiene a través de una cámara.

La estructura general de un boroscopio consiste en una cámara de unos pocos milímetros de diámetro, la cual permite además iluminar el espacio que estamos inspeccionando, capta las imágenes y las transmite a través de un cable flexible, también de diámetro muy reducido y largo variable, y un monitor con visor que amplifica la imagen obtenida por la cámara, permitiéndonos de éste modo visualizar estos espacios a los que no podíamos acceder, mismo punto desde el cual se comandan los movimientos de la cámara.

En cuanto a sus componente ópticos, un boroscopio está compuesto por: lente del objetivo, sistema óptico de retransmisión de la imagen (conocido como “relay”) y el ocular, como vemos en la figura de abajo. El lente del objetivo forma una imagen interna del objTamaño del eto iluminado y el ocular magnifica esa imagen que presenta ante los ojos del observador.

¿Qué funcionalidades incorpora un boroscopio?

Los boroscopios cuentan con diferentes funcionalidades, la mayoría de ellos tiene la capacidad de tomar fotos y grabar video con resoluciones variables o diferentes capacidades de aumento. Existen también modelos económicos que no incorporan visor en el monitor, sino que se sirven de algún tipo de conexión, por ejemplo un cable USB, para llevar la imagen directamente a un PC o notebook. Otros modelos más avanzados, y de un mayor costo, cuentan con comunicación inalámbrica, es decir, permiten una mayor distancia entre quien manipula la cámara en la inspección, y el monitor con visor que las muestra. Finalmente, en el mercado existen modelos que permiten registrar una gran cantidad de imágenes y vídeos, lo que facilita las labores de inspección particularmente cuando se deben revisar un número considerable de maquinarias o sectores.

¿Qué ventajas implica el uso de boroscopios?

Como se ha señalado, una primera y evidente ventaja de estos equipos es que nos permiten hacer inspecciones visuales en lugares y espacios que sin su utilización, sería sencillamente imposible. Sin embargo existen una serie de otros importantes beneficios derivados de su uso, entre ellos:- Permite una mejor inspección preventiva de equipos y maquinarias al facilitar la detección temprana de material fatigado o piezas y partes con fisuras.- Ahorro significativo de recursos financieros en desmontes de partes, piezas o tabiques en faenas de reparación.- Ayuda a reducir notoriamente las tazas de accidentabilidad y paralización de obras relacionadas con siniestros de equipos y maquinarias.- Nos permite comprender de mejor manera como ocurren físicamente algunos movimientos mecánicos.

¿Qué consideraciones debemos tener al momento de adquirir un boroscopio?

Antes de adquirir un boroscopio, así como cualquier otro instrumento de medición o inspección, debemos determinar con claridad cuál es el uso o propósito que deseamos que cumpla, la regularidad con que lo utilizaremos y el tipo de ambiente a que estará expuesto nuestro equipo. En términos ya más específicos para estos instrumentos, debemos tener en consideración al menos los siguientes elementos:

Diámetro de la cámara y el cable flexible: Mientras menor sea el diámetro, mayor será nuestra capacidad para introducir el boroscopio en ductos o espacios reducidor.

Largo del cable flexible: depende directamente de lo que necesitemos inspeccionar, un flexible de 2 m por ejemplo puede ser más que suficiente para la inspección de motores, pero insuficiente si lo necesitamos para revisar el interior de tabiques y ductos en una construcción.

Campo de Visión: Es la capacidad de amplitud que posee la cámara para captar las imágenes, por lo que a mayor amplitud, mejor será el plano que nos permitirá visualizar.

Formato de las imágenes y resolución: Inciden directamente en la calidad de las imágenes que obtendremos y la capacidad que tendremos posteriormente de visualizarlas en otros dispositivos.

Almacenaje: condición deseada si el equipo será utilizado para inspeccionar diferentes equipos y maquinarias en forma regular.

Nivel de protección, temperatura y humedad de trabajo: Determinan la capacidad de desempeño del equipo cuando es sometido a entornos hostiles de trabajo, tales como temperaturas extremas, humedad, agua o polvo.

En Veto hemos desarrollado una amplia oferta en boroscopios, capaces de ajustarse a las diferentes necesidades de nuestros clientes, todos los cuales han pasado un estricto control de calidad para asegurar su buen funcionamiento.

Si deseas conocer nuestra oferta de boroscopios, haz click AQUI

Tags: , ,