La calidad de la producción agrícola depende de una serie de elementos que debemos considerar tanto antes, como después de la cosecha. Uno de los factores que incide directamente en el periodo de pre-cosecha es la calidad del suelo, la que está dada entre otras variables por sus niveles de pH y conductividad. En el presente artículo abordamos estos dos elementos, su definición, cómo realizar muestreos adecuados del suelo para medirlos y los instrumentos más indicados para ello.

¿Qué debemos entender por conductividad y pH del suelo?

Cuando hablamos de “conductividad” nos estamos refiriendo a la capacidad que tiene un material (en este caso el suelo) para conducir electricidad (CE). El suelo adquiere dicha capacidad porque posee sales solubles que transportan la electricidad, por tanto si al medir la conductividad de un suelo obtenemos valores elevados de CE, es porque existe una alta concentración de sales en el lugar.

Se recomienda que la CE de un suelo agrícola sea baja, en lo posible menor a 1dSm-¹, ya que la presencia muy elevada de sales afecta negativamente a los cultivos, dificulta la capacidad de absorción del agua en las raíces y entorpece la asimilación de nutrientes entre otros efectos. Además, debemos considerar que todos los fertilizantes de origen inorgánico son sales, y que la propia agua de riego arrastra elementos salinos.

Respecto del pH, podemos señalar que éste elemento determina la acidez o alcalinidad de los suelos. Puede variar desde 0 a 14 y de acuerdo con esta escala los suelos se clasifican en: 

Suelos ácidos pH entre    0 y  6,5
Suelos neutros pH entre 6,6 y 7,5 
Suelos básicos (alcalinos) pH entre 7,5 y 14,0

El pH presente en el suelo influye directamente en las reacciones químicas que harán que los nutrientes sean más o menos solubles, es decir, impacta sobre la capacidad que tienen los cultivos para asimilar tales nutrientes (hierro, manganeso, fósforo, calcio y nitrógeno entre otros). Si bien la mayoría de estos nutrientes son asimilables con mayor facilidad en un rango pH 5.0 – 7.0 el nivel óptimo de pH varía según el tipo de cultivo, algunos ejemplos:

CultivopH Óptimo
Acelga6,5 – 7,5
Cebolla6,0 – 7,2
Frutilla5,0 – 6,2
Tomate5,8 – 7,2

¿Cómo debemos realizar el muestreo de suelos?

Con el objeto de medir la conductividad y el pH de nuestros suelos, debemos tomar muestras que sean representativas del terreno de cultivo. Además, debemos procurar aplicar en el tiempo una misma forma de hacer esta labor, ello con la finalidad que las muestras tomadas en diferentes instancias sean comparables entre sí.

Algunas recomendaciones generales:

Se recomienda extraer dos muestras por cada 1.000 m² 

Evite extraer muestras de suelos con anomalías obvias y considere estas separadamente.

Cantidad de Muestra: Tome la misma cantidad de suelo para cada muestra. Por ejemplo, use bolsas de similares dimensiones (1 bolsa por muestra).

Por norma general es recomendable obtener muestras  de a lo menos 5 cm de profundidad, en terrenos herbáceos tome muestras entre 20 a 40 cm. de profundidad y en huertos desde 20 a 60 cm. de profundidad.

Desmenuce la muestra de suelo seco y mezcle todas las muestras para obtener una mezcla homogénea del suelo, descarte hierbas, piedras o cualquier vegetal presente.

Luego de mezclar tome una muestra para su análisis.

Una vez obtenidas las muestras de suelo, corresponde preparar la solución, efecto para el cual se pueden considerar las siguientes recomendaciones:

  • Cierne la tierra retirando piedras, raíces, maleza, etc.
  • Agregue agua destilada a la muestra de tierra cernida en una proporción de 1:1
  • Mezcle por 30 segundos y luego deje reposar la muestra por 5 minutos.
  • Mezcle de nuevo y mida el pH y/o la conductividad de la muestra.

¿Cuáles son los instrumentos más indicados para medir conductividad y ph?

El mercado dispone de soluciones específicas para medir estos parámetros, nos referimos a pH-metros y a conductivímetros. Veto en particular ofrece una amplia variedad en estos instrumentos. Revisemos algunos de ellos:

pH-metro: mide en un rango de  0,0 a 14,0. Punta intercambiable, pantalla con indicación análoga de barra, almacena los datos de hasta 15 muestras. Otorga la facilidad de medir el ph directamente en el suelo.

Conductivímetro a prueba de agua: Opera en un rango de 0 + 19,99 mS (0,1 mS resolución), cuenta con compensación automática de temperatura ambiente y calibración automática.

Conductivímetro: Mide además Total de Sólidos Disueltos. Es a prueba de agua, cuenta con compensación de temperatura ambiente y calibración automática.

Conductivímetro: Con un diseño resistente al agua y la humedad, este producto mide diferentes elementos: conductividad (3 rangos), TDS, salinidad, temperatura y pH. Cuenta con indicación digital y barra análoga, compensación de temperatura automática y función de apagado después de 10 minutos.

Conductivímetro: Mide pH, Conductividad, TDS, ORP, salinidad, resistividad, temperatura. Cuenta con memoria para 300 lecturas,  compensación automática de temperatura, incluye maletín.

Tags: , , , , ,