Cuando llegan los meses de primavera y verano, llega también el momento de cosecha para buena parte de nuestros productos frutícolas. Pero también llegan una serie de dudas, tales cómo ¿Cuándo es el mejor momento de cosechar? ¿Qué instrumentos nos pueden ayudar en esta labor? En las próximas líneas respondemos a estas inquietudes.

Determinar con la mayor precisión posible cuándo cosechar los productos frutícolas es un factor clave, ya que hacerlo en forma prematura o tardía afectará directamente la calidad de la fruta, por lo que es importante entender dos conceptos que están ligados directamente con la cosecha: Calidad de la fruta y Los procesos de maduración de la fruta.

¿Cuál es el mejor momento de cosechar?

Este momento se conoce también como “madurez de cosecha” o “ventana de cosecha” y se puede establecer como el momento en que se alcanza el mejor equilibrio posible entre:

La cantidad de días en que nuestro producto tardará en llegar a manos del cliente final.

Maduración fisiológica que medimos con instrumentos.

Maduración organoléptica que es cuando comercialmente nuestra fruta se verá más atractiva.

Ahora bien, dado que todo esto requiere una observación constante de nuestra producción, resulta fundamental el que podamos apoyarnos con instrumentos de medición que nos permitan evaluar.

¿Qué instrumentos de medición se pueden utilizar?

La utilización de instrumentos de medición es vital tanto en la pre-cosecha, para facilitar la identificación del momento ideal de cosecha, como en la post-cosecha para supervisar todo el proceso productivo. Los más relevantes son los siguientes:

Presionómetros: llamados también “Penetrómetros” o “Durómetros” permiten medir la firmeza o dureza de la fruta mediante la aplicación de presión, siendo especialmente útiles para determinar el momento óptimo de recolección. Existen modelos tanto análogos como digitales.

Presionómetros

Refractómetros: Este instrumento mide el contenido de azúcar presente en la fruta, y lo hacen midiendo el nivel de refracción de la luz producida por las partículas de azúcar disueltos en líquido, los valores se muestran en una escala, parecida a un termómetro. Cada fruta o verdura tiene una tabla de valores, unos mínimos y máximos a partir de los cuales podemos afirmar la salud de los mismos.

Refractómetros

Calibres: Permiten medir el tamaño alcanzado por la fruta, el cual debe ser medido conforme al diámetro ecuatorial de cada fruto. Los calibres pueden ser del tipo “Anillas” o “Tipo Zuncho”, y se utilizan tanto en la pre-cosecha para verificar el crecimiento de la fruta, como en la post-cosecha en procesos de control de la calidad por tamaño final.

Calibres para fruta

pH-metro: En la mayoría de la frutas cuando se alcanza un mayor grado de maduración, tiende a disminuir el nivel de pH presente en la pulpa de la fruta, por lo que es también un indicador importante a considerar en la post-cosecha. Los pH-metros están dotados de un electrodo que debe entrar en contacto para realizar las lecturas, por lo que es recomendable utilizar electrodos de punta cónica.

pH-metros

Otros instrumentos que se pueden aplicar son los “Pie de Metro”, que se utilizan para medir la longitud exacta de la fruta, y las “Balanzas” que nos permiten conocer con precisión la masa que alcanza la fruta, dato relevante en materia de comercialización.

Tags: , , , , , ,